DISEÑOS SUB 35

Tiempo de lectura: Mas de 5 minutos

 

Las viviendas que son tendencia para responder a las necesidades de los millenials. Espacios flexibles, dinámicos, súper confortables, que apuestan a la doble función: hogar y oficina. Las propuestas de los arquitectos y diseñadores argentinos.

Txt: Dolores Vidal Ph: Gentileza Gabi López, Muchnik & Design Team, Birka y Bokarquitectura

Fue el año de los millenials; y en el mundo del diseño se puso en la mira a esta generación de jóvenes sub 35 para lanzar proyectos que respondieran a sus expectativas. El puntapié inicial lo dieron las arquitectas Gabi López y Mónica Kucher, quienes presentaron la propuesta “1, 2, 3 Live and Work for Millennials”. Se trata de una planta tradicional de un fideicomiso de Palermo adaptada a las nuevas necesidades de este grupo etario, que tiene entre 20 y 35 años.

Según Gabi López, la clave de estas viviendas es la flexibilidad. “Se buscan espacios que contemplen situaciones de vida y trabajo a la vez. Ellos viven con dos pantallas simultáneas: la de su celular y la del iPad o Notebook. Son usua­rios que no cambian de plataforma, cambian de asiento según la actividad que realicen. Sentados, trabajan. Y tirados en el sofá chatean y se conectan a través de las redes sociales”, explica la arquitecta.

En el proyecto presentado, de estética blanca y minimalista, una gran puerta corrediza permite usar de dos formas distintas la vivienda para que se adapte fácilmente a lo que se necesite: o toda la superficie de forma integrada o el área social separada del sector privado y del dormitorio. La cama durante el día se transforma en sillón. El ambiente puede mutar en cuestión de segundos y transformar la escena de oficina a una experiencia hogareña para el relax o el encuentro con amigos.

La cocina es integrada y abierta, donde la gran protagonista es la mesa que funciona como escritorio y punto de reunión. Sirve para comer, trabajar, socializar y compartir, es el corazón de la casa. “El concepto de Flexi Plan, que impulsamos en este proyecto, incluye paredes dinámicas y mobiliario mul­tifuncional con dispositivos de recarga inalámbrica que den respuesta al com­portamiento nómade de los usuarios -señala la autora-. El mueble de pared a pared, realizado con el mismo material resuelve todas las funciones: alacena, despensa, biblioteca y consola de TV”, indica.

La propuesta surgió a partir de una investigación etnográfica que hizo Gabi López y su equipo, para descubrir los comportamientos de estos usuarios sub 35. “Las casas reflejan lo que pasa en la sociedad. Los nuevos modos de habitar comprenden nuevos tipos de familia y la ruptura con esquemas tra­dicionales”, agrega. Los millenials viven solos o en pareja, pero retrasan el momento de formar una familia. Son tolerantes, autónomos y solidarios. Tienen un fuerte compromiso social, respetan todas las identidades sexua­les y se consideran ciudadanos del mundo. Esta nueva generación pretende vivir de una forma distinta a la de sus padres: buscan equilibrar el trabajo con el placer y están dispuestos a cambiar las reglas de juego.

En el trabajo se suman a la tendencia freelancer y las herramientas de co­municación actuales incentivan el espíritu emprendedor de los millennials. Muchos son sus propios jefes o prefieren las empresas que les brindan flexi­bilidad horaria. “Tener una oficina en casa o el trabajo en la mesa de la cocina es un cambio para el que los hogares deberán adaptarse desde lo funcional”, apunta López. También destaca que es una generación que comparte con amigos el momento de cocinar en encuentros bien informales. “La vista abierta de la cocina crea un sentido de comunidad y mejora los hábitos ali­mentarios. Cocinar en casa se convirtió en una experiencia social e interactiva, donde los invitados son llamados a participar”, comenta.

Hábitat en evolución

La tendencia por responder a las demandas de los millenials siguió en la muestra Casa FOA 2016 (abierta al público hasta el 4 de diciembre). Allí, en Palacio Cabrera, una antigua casona palermitana de estilo neocolonial, se presentaron distintos monoambientes de 14 a 18 m2 para esta nueva generación. Todo un desafío.

Los nombres de los espacios ya marcan el cambio de paradigma y el sur­gimiento de nuevos trabajos. Uno de ellos es el monoambiente de una bloggera de moda del estudio Birka. Muy original su configuración a través de una serie de baúles blancos construidos en melanina, que recuerdan al antiguo equipaje, y resuelven todos los lugares de guardado de esta oficina . “La flexibilidad es lo más importante en los espacios para los millenials –opina el arquitecto Maximiliano Celiberti, líder del proyecto-. Por eso, optamos por baúles de viaje, móviles y rodantes. Este es un espacio que se transforma, uno puede configurarlo como quiera. El aburrimiento es un enemigo para los más jóvenes. No soportan la rutina. Entonces sus hábitats también tienen que escapar de la monotonía. Además, incluimos un rincón para colgar la bicicleta, que es un medio de transporte típico de esta generación. Y no nos olvidamos de los muros verdes, muy millenials; ellos buscan la conexión con la naturaleza. La característica destacada del espacio es que apela a lo sensorial y funcional al mismo tiempo”, agrega.

 

En igual sintonía está el equipo de Sergio Muchnik, Magalí Muchnik & Design Team con su monoambiente para un Youtuber. “Es un espacio para un millenial, que ya no está sentado en una gran oficina, sino que trabaja en su propio hogar. Es una generación que busca, sobre todo, funcionalidad, quiere algo agradable estéticamente, pero no es su prioridad. Fue duro resolver vivienda y oficina en tan pocos metros. Nosotros para ganar este desafío, crea­mos y lanzamos una nueva línea que se llama Trompo, compuesta por módulos de melanina de 70 x 70, que se pueden girar y permiten configurar el espacio de acuerdo a las necesidades”, explica Sergio Muchnik, alma mater de Dash.

En esta propuesta de estética industrial, el espacio está dividido en dos áreas claramente definidas y separadas por una gran biblioteca. En una se descansa y opera de living y la otra, es el sector activo de este hábitat, don­de el youtuber trabaja, crea, come. Para lograr un amplia funcionalidad y confort en el espacio se utilizaron las soluciones de domótica (control de cortinas, luces, audio y video) de AMX, que se controlan en forma integral desde una pantalla táctil de 7 pulgadas. Es un ambiente muy tecnológico que también apuesta al arte.

Otro espacio para los sub 35 es el monoambiente de una estudiante de ar­quitectura del estudio Bokarquitectura. “La propuesta es vivir y trabajar en una superficie de 14 m2, donde los ambientes se ponen al servicio del usuario y se comprometen a funcionar de diversas maneras –cuenta la arquitecta Belén Bickham-. Aprovechando la altura del espacio, el descanso se desarrolla en el eje vertical, mientras que la actividad se desenvuelve en el plano horizontal. La forma de conectar los ejes es a través de una biblioteca que funciona simultá­neamente como escalera, vinculando el relax con la acción”, aclara.

Todas estas propuestas comparten varias cualidades. Son espacios diná­micos, funcionales, tecnológicos y equipados con muebles multifunción. Muchos apelan a detalles vintage para darles un toque de calidez y otros su­man obras o, por lo menos, algún objeto artístico para ganar personalidad. La tendencia de diseño para los millenials llegó para quedarse.

 

Comments

comments