Lujo contemporáneo

Tiempo de lectura: Mas de 4 minutos

Inspirado en el diseño de los superyates, el estudio Ström Architects gestó la imponente Superhouse, que llega al mercado para revolucionar los límites de la arquitectura residencial.

Txt: Rosario Oyhanarte Ph: Gentileza v2com

Ningún pedido resulta demasiado extravagante para los ‘uber’ ricos. Los arquitectos de la firma Ström, con sede en el sur de Inglaterra, lo saben. Es por eso que han gestado “Superhouse” que, mucho más que una marca, es un ‘ethos’, una nueva visión sobre la arquitectura residencial contemporánea.

Acuñado por Magnus Ström, fundador de Ström Architects, el concepto de Superhouse nació cuando el arquitecto tuvo que trabajar codo a codo junto con el prestigioso estudio de arquitectura naval, Dubois Naval Architects. Al ver el diseño y la calidad de sus yates, la pregunta que surgió fue: ¿por qué no pueden las casas de familia ser igual de imponentes? Como manifestó Ström, “la extrema calidad de los detalles y acabados es lo que queremos emular”.

¿Cómo se propone Superhouse lograr su objetivo? Por medio de una mirada holística: el diseño nacerá del estilo de vida de cada individuo que vaya a habitarla. Es decir, la participación de los clientes resultará vital para el resultado final, porque el objetivo es que cada propietario logre materializar la casa de sus sueños. Al igual que el servicio personalizado que los clientes reciben cuando invierten en un superyate, el objetivo es que en el diseño de su casa accedan al mismo trato. Así, los futuros residentes pueden participar hasta en los detalles más nimios y la idea es que la firma se encargue de todos los aspectos de la construcción, hasta que esta esté terminada.

“Superhouse nació para crear las casas más bellas, contemporáneas, personalizadas y lujosas. Eso es todo. Nada más”, comentó Ström. Y nada menos… “No haremos edificios comerciales, ni galerías de arte, solo nos enfocaremos en construir las casas más excepcionales”. De este modo, el prestigioso estudio planea destinar todos sus recursos en quebrantar los límites de la arquitectura residencial tal como se concibe hasta hoy.

Otro punto a destacar es que Superhouse no busca ser un producto masivo: solo se diseñarán treinta casas en total, distribuidas en distintos puntos del globo; tal como sucede con ediciones limitadas de obras de arte o relojes. Para enfatizar este punto, cada unidad tendrá su propio número de serie discretamente grabado en su fachada. “Donde sea que elijas construir la casa de tus sueños, podés estar seguro de que no habrá otra igual. En ningún lado. Jamas”, aseguró el arquitecto.

Fusión mediterránea

Superhouse – S 00/30 es la primera de la serie y se ubica en la bahía privada de una isla mediterránea. El acceso es a través de una calle sinuosa que recorre un camino montañoso… o por medio de helicóptero, tal como aclaran desde el estudio. En total, hay espacio para estacionar ocho autos. Los visitantes son recibidos por una entrada amurallada hecha con piedra de la región que busca imitar la bahía rocosa a la que asoma la residencia.

El concepto del diseño es muy simple: dos paredes en forma de L rodean la casa; en ellas descansan dos volúmenes de madera que contienen funciones separadas. El primero aloja a la cocina y a los cuartos de servicio. La cocina y el comedor están separados por puertas corredizas que pueden dejarse completamente abiertas, lo cual hace que el plano sea más amplio, aunque también los ambientes pueden permanecer separados, por ejemplo cuando haya visitas.

El segundo volúmen contiene el gimasio y un spa. De nuevo, puertas corredizas se utilizan para permitir que estos espacios estén integrados o separados de las áreas exteriores, ‘a piacere’.

Una escalera caracol conduce hacia la ‘suite’ principal y otros cuatro dormitorios. Todos estos cuentan con vistas imponentes al Mediterráneo. La escalera permite que los residentes puedan descender fácilmente hacia el spa y gimnasio para el ejercicio matutino o para nadar en la pileta de 50 metros con borde infinito.

Por su parte, el centro de la estructura incluye un espacio de doble altura con un living room circular y una chimenea suspendida.

Otros espacios destacados de la residencia son la galería de arte, que exhibe de modo permanente la colección privada del propietario, la biblioteca y ‘office’, y en el sótano se cuenta con bodega y cine. A su vez, Superhouse – S 00/30 dispone de acceso a playa privada y un muelle para un yate y una lancha.

Vale resaltar, también, el techo de esta construcción, en el que se despliegan paneles solares que ofrecen toda la energía necesaria para la casa. Con todo, no sorprende que esta unidad haya sido reconocida con el American Architecture Prize.

En definitiva, al diseñar la propia Superhouse uno no invierte –meramente– en el diseño de una casa, sino en un estilo de vida.

+info_

superhouse.me

 

Comments

comments