El equilibrio también pasa por afuera

Tiempo de lectura: Mas de 4 minutos

El Feng Shui es un antiguo sistema filosófico chino basado en la ocupación consciente y armónica del espacio. Se trata de una técnica milenaria que también puede ser aplicada en el jardín de nuestra casa, no sólo en interiores. En esta nota, algunos consejos para ponerla en práctica.

Txt: Lucía Tornero

 

Cuando pensamos en el Feng Shui, posiblemente se nos vienen a la mente algunos conceptos: armonía, equilibrio, bienestar. Y, normalmente, asociamos esta disciplina milenaria a los interiores, ya que se popularizó casi como una extensión de la decoración. Sin embargo, el jardín también forma parte de nuestra casa, y para nada debe quedar exento de los beneficios del Feng Shui.

Según Claudia Juárez, fundadora del sitio fengshuiargentina.com, la relación entre el Feng Shui y el jardín es tan armoniosa como necesaria. “Del exterior tomamos las energías y es por ello que las personas siempre vamos a sentirnos en total armonía cuando estamos en un jardín, un parque o simplemente en exteriores”, dice la especialista.

La realidad es que el entorno que rodea a la casa es tanto o más determinante que el interior mismo, para el tipo de energías que maneja el Feng Shui. “La calidad de energía o Chi que recibe una vivienda depende enteramente de lo que la rodea, pero en la práctica es muy difícil encontrar las condiciones de un entorno ideal. En ese sentido, es importantísimo considerar el jardín, porque un adecuado diseño puede mejorar y corregir situaciones del entorno para hacer óptima la calidad del Chi”, indica Marcelo Viggiano, director de Feng Shui Mundo y el primer latinoamericano egresado como profesional del Feng Shui Institute Internacional, así como también fue el fundador de la Escuela Hispanoamericana de Feng Shui.

“En la antigua China era frecuente que se hicieran grandes intervenciones en el paisaje alrededor de los palacios imperiales, como crear elevaciones (zhu shan) o lagos artificiales (li shui) para optimizar el entorno y adecuarlo lo más posible a los principios de la milenaria disciplina”, agrega Viggiano. Si lo aplicamos a nuestra cotidianeidad, y en escala menor, contar con un terreno alrededor de la casa tiene un gran potencial para mejorar la energía de la vivienda.

Principios y elementos

Son varios los aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de armar un jardín según la práctica del Feng Shui. En primer lugar, para Viggiano, se debe considerar la forma del terreno. El Feng Shui tiene una preferencia por las formas regulares y simétricas, que son las que mejor equilibran la energía. Los terrenos triangulares o en forma de L son un problema para esta antigua técnica, pero se pueden corregir colocando adecuadamente luces, postes, canteros o árboles.

En segundo lugar, los senderos de circulación deben estar definidos para darle a la energía Chi un camino a seguir. Aquí el Feng Shui tiene una aversión por la línea recta y una preferencia por los senderos sinuosos, que conducirán a la energía suavemente.

Por otro lado, Sergio Chagas, ex Director del Feng Shui Cultural Center de Argentina y actual Director Internacional de INTEGRATION System Feng Shui, sugiere utilizar grandes rocas o estatuas ornamentales, con iluminación que las destaque por la noche en la parte trasera o lateral de la construcción, con el fin de incrementar la salud y el crecimiento económico, y emplazarlas en el este, sureste y noroeste. Sin embargo, se debe cuidar de no colocar altas paredes, ni piedras, ni generar elevación del terreno frente a la puerta principal de ingreso al edificio. Esto dificulta el ingreso de energía vital y, según dicen los expertos en la materia, podría traer problemas de salud.

Las plantas, se podría decir, son la base del jardín. En este sentido, según Juárez, será recomendado usar aquellas que -en tamaño- sean relativas al espacio para no generar bloqueos. Por ejemplo, usar cortaderas en un pequeño jardín no sería del todo armonioso. “Todo lo que sea excesivo puede romper con la armonía de un lugar. Ya sea exceso de objetos grandes o de colores”, señala. Por otra parte, cuando de plantas se trata, lo más importante es el orden, la limpieza y la prolijidad. Esto implica limpiar las macetas, sacar ramas y hojas secas.

El-equilibrio-también-pasa-por-afuera1

El agua, elemento vital

Muchos desconocen que Feng Shui significa viento y agua. Por lo tanto, el agua es un elemento fundamental en esta técnica y de prescindir de él, las posibilidades de tener un buen Feng Shui en la casa se reducen drásticamente. Sin embargo, es el punto más crucial y delicado del jardín.

Chagas sugiere evitar piscinas y juegos de agua en el sector noroeste y noreste, ya que en esta orientación puede traer problemas en la relaciones interpersonales y pareja. “Si hay terreno frente a la puerta de la construcción utilice un estanque natural ornamental o una fuente en la que el agua fluya hacia arriba para incrementar la energía vital de la casa; sobretodo si se ubica en el sector norte, sur o sureste del terreno”, explica. “Utilice fuentes o cascadas con la caída de agua dirigida a la casa para activar el éxito profesional de sus habitantes o de la empresa si la dirección del terreno en la que en la que se emplaza es oeste, sureste, norte y noreste”, agrega.

 

El jardín representa esa conexión del hombre con la naturaleza. Según el Feng Shui, así como cada parte de un hábitat se vincula a una dirección magnética y a un aspecto de la vida de sus ocupantes, el jardín es una proyección de ellos mismos. Por eso, también es importante no dejar de lado este espacio que tiene el potencial de reproducir la belleza y armonía de la Madre Tierra.

 

 +info_

www.fengshui-argentina.com
www.fengshui-mundo.com
www.fengshuiargentina.com
www.sendasdelsol.com

Comments

comments