Educar-en-la-diversidadPORT

Educar en la diversidad

Tiempo de lectura: Mas de 6 minutos

St George’s College North se ha convertido en una de las instituciones educativas líderes de Buenos Aires. En su campus de ocho hectáreas, conviven profesores argentinos y extranjeros que trabajan en conjunto para lograr una atmósfera internacional y, sobre todo, para desarrollar el potencial de cada alumno.

Txt: Catalina Pelman Ph: St George’s College North

on el objetivo de brindar una educación bilingüe de primer nivel, la mitad de las clases se dictan en inglés y se pone especial atención en la formación y el desarrollo del carácter del alumno a través del sistema pastoral y de tutoría. Si bien el programa curricular se ajusta a los requerimientos básicos del sistema educativo argentino, St George’s College North agrega la exigencia del International General Certificate of Secondary Education (IGCSE) y los exámenes del Bachillerato Internacional (BI). De esta manera, todos rinden los exámenes IGCSE a los 16 años y en el último año de escolaridad obtienen el diploma BI y el diploma bilingüe nacional. Sin embargo, el mismo acento que ponen en la educación bilingüe lo tienen actividades como el deporte, la música, las artes, la actividad al aire libre, el liderazgo y el servicio comunitario, considerados como valores centrales, no sólo de la vida escolar. St George’s College North trabaja, entonces, para destacar el potencial de cada alumno, con el objetivo de que cada uno de ellos se convierta, a lo largo de su trayectoria escolar, en la mejor versión de sí mismo.

Educar-en-la-diversidad2

El aprendizaje como desafío constante

Porque cada ser es único, nos proponemos potenciar y reconocer el trabajo de cada estudiante. Los alumnos que componen cada grupo son diversos, tienen diferentes gustos y habilidades. Por eso, una buena educación debe estar adaptada a los intereses y a las necesidades personales, siempre desafiando el potencial individual para que ninguno se detenga en su zona de confort. Con el objetivo de mantener a sus alumnos con mayor rendimiento permanentemente motivados, St George’s College North creó el programa MAAT (Most Able & Talented), en el cual un equipo de especialistas de diferentes disciplinas se reúne con los alumnos para intercambiar ideas, debatir, y ampliar el horizonte intelectual en respuesta a los asuntos nacionales e internacionales que puedan surgir en el país y fuera de él. En estas reuniones podemos ver a los alumnos simular ser líderes mundiales buscando respuestas a desastres naturales o examinando los vaivenes del lenguaje utilizado por el Sr. Trump en su carrera hacia la presidencia de EE.UU. Durante media hora cada semana se convierten en pensadores creativos y maduros oyentes. EL grupo MAAT se reúne para que cada uno de sus miembros exprese su pensamiento y dé su opinión sin ser juzgado y para que todos aprendan de la visión y las ideas de los otros sobre diversos temas, aún de las de los docentes. Se comparten las pasiones y se disfruta de los debates de cuanto sucede en el mundo, de los videos, de los libros, de los artículos y de las propias perspectivas. Se comienzan a intercambiar ideas controvertidas y todos aceptan sus diferencias sin miedo. La esencia del grupo radica en que está compuesto por personas de diferentes edades y procedencias, lo que convierte las reuniones en experiencias aún más enriquecedoras.

Al igual que sucede en la educación británica, St George’s College North implementa un sistema de tutoría que le permite valorar al niño en su totalidad. A cada estudiante se le asigna una de las cuatro Casas existentes en el colegio. Cada Casa se divide en seis grupos de tutoría, uno por curso, compuestos por alrededor de diez alumnos cada uno. El tutor se reúne con su grupo todas las mañanas y las tardes y comparte también con ellos una hora por semana, durante la clase de Educación Personal y Social. Es allí donde se desarrollan habilidades esenciales para el estudio, se aprende a aprender y se abordan temas emocionales que definen la adolescencia.

Los alumnos desarrollan un fuerte sentido de pertenencia por su Casa, a la que representan en distintos eventos competitivos. Este sistema favorece también la interacción entre estudiantes de todos los niveles.

 

Empatía y trabajo en equipo

Aunque las tutorías son una instancia fundamental para el aprendizaje, en St George’s College North están convencidos de que la guía de un compañero puede hacer la diferencia, sobre todo cuando los estudiantes más pequeños deben pasar a la Secundaria. Por eso, hace ya varios años, crearon un espacio de mentoría y ayuda llamado Students 911 para acompañar, asistir y recibir a los alumnos del primer año de Secundaria. Gracias a esta iniciativa, los egresados de Primaria ya no se sienten abrumados y temerosos por la cantidad de desafíos que se les presentan al pasar de ciclo. La idea es que este nuevo recorrido escolar sea vivido como una aventura acompañada.

Dos veces por semana los alumnos de los dos últimos años de la Secundaria se reúnen con aquellos que recién inician su recorrido por este nivel con el objetivo de conocerse, compartir experiencias y sensaciones, organizar juntos las tareas y estudiar. Los alumnos de quinto y sexto año de Secundaria se postulan para ser mentores y, luego de una breve entrevista, se les asigna un alumno de primer año al que deberán acompañar. Ambos firman un contrato donde asientan sus compromisos de encuentros, objetivos en común y proyectos que compartirán durante ese ciclo lectivo. A modo de ejemplo, los alumnos aseguran que Students 911 les sirve para organizarse mejor, para aprender a relacionarse con los más grandes, para terminar tareas, repasar temas o pedir consejos.

Socializar el aprendizaje, construir un andamiaje entre pares, desarrollar la escucha activa, compartir emociones y buscar resoluciones de tareas en conjunto hacen que estos encuentros sean un momento único y enriquecedor, una posibilidad innovadora de aprendizaje que no puede ser sustituida por otra.

Sin dudas, se trata de una gran oportunidad para los más chicos, pero también para los jóvenes que están muy cerca de egresar. Como aseguran los alumnos más grandes, es una forma de compartir lo aprendido, y “aprender a ser pacientes, generosos y comprometidos con el otro”.

 

Muchas formas de aprender

En cada aula existen distintos modos de aprendizaje, algunos aprenden mejor cuando leen y escuchan a la vez, otros necesitan acompañar un texto con videos y algunos pueden necesitar un poco más de tiempo que el resto de sus compañeros. St George’s College North apunta a la formación integral de sus alumnos y promueve en ellos el desarrollo de todas sus capacidades, respetando sus diferencias y necesidades individuales, para que puedan desplegar todo su potencial a medida que avanzan en su escolaridad. Bajo esa premisa fue diseñado el Learning Centre en Primaria y Kindergarten y el Student Support Centre en Secundaria.

Desde el Learning Centre, las psicopedagogas de Kindergarten y Primaria trabajan dentro y fuera del aula junto a los maestros, acompañando a los niños mientras aprenden y brindándoles todo el apoyo que necesitan. Esta tarea se adapta a las necesidades de cada alumno, puede ser a través de una asistencia individualizada, en pequeños grupos, o con la ayuda de material concreto, como tablets o computadoras. En casos de diagnósticos específicos, que requieren también un tratamiento externo, el equipo trabaja junto a la familia para diseñar el mejor plan de intervención.

Al pasar a la escuela Secundaria, el Student Support Centre continúa con este acompañamiento y realiza las adecuaciones necesarias para que los chicos puedan rendir sus exámenes internacionales obteniendo un excelente desempeño académico. Además, el área de Counseling contribuye al fortalecimiento de valores, virtudes y habilidades sociales con el objetivo de prevenir y superar dificultades propias de la adolescencia, promoviendo la integración social.

+info_

www.stgeorges.edu.ar
[email protected]
[email protected]

 

 

Comments

comments