Educar para la vida

Tiempo de lectura: Mas de 3 minutos

St George’s College cumplió 25 años y lo celebró con un gran evento de coparticipación entre las dos sedes. ¿El propósito? Revalorizar el trabajo en equipo y trabajar en la auto superación.

 

El sábado 31 de octubre fue un gran día para el St George´s College, pues tuvo lugar el gran y último acontecimiento con el que celebraron los 25 años de la sede Norte. Así, con el objetivo de reivindicar los valores que la institución sostiene desde su fundación, 45 escuderos transportaron en postas por equipos la “astilla consagrada” –símbolo del St George’s College- desde la capilla de Quilmes, a lo largo de los 45 km que separan ambas sedes en un gesto simbólico de unión entre ellas.

La celebración comenzó por la mañana en Quilmes con una ceremonia muy emotiva en la centenaria capilla. Inmediatamente después, la astilla comenzó su viaje, pasando por el Old Georgian Club en Palermo hasta el Norte. Los escuderos estaban encantados de desempeñar un rol tan importante y cumplieron su deber con entusiasmo. Todo transcurrió sin contratiempos por las calles de Buenos aires.

Al atardecer, la astilla entró en St George’s College North escoltada por alumnos sobresalientes de las tres secciones liderados por uno de los ‘Old Georgians’, interpretando la gaita. Caminaron por un sendero iluminado con antorchas hasta ser recibidos por una expectante audiencia de 800 personas. Luego de unas breves palabras a cargo del Headmaster, el dragón de plata -otro gran símbolo del colegio- fue descubierto y el presidente del Directorio encendió una llama mientras las últimas luces del día se desvanecían.

Apodada “la ceremonia del Dragon’s Flame”, esta será recordada como una de las celebraciones más importantes en la historia del colegio. “Este fuego recordará para siempre los valores que han estado a la vanguardia de la educación en St George’s College”, aseguran desde el establecimiento.

Educar-para-la-vida1

Educación con trayectoria

La historia de St George’s College se remonta a 1898, cuando Canon Stevenson, un pastor anglicano nacido y educado en Sudáfrica, fue invitado a aceptar el cargo de capellán de la iglesia de Todos los Santos en Quilmes. La propuesta era interesante, ya que allí residían 2000 feligreses de religión anglicana y había grandes posibilidades de desarrollar un colegio para varones. Con mucho esfuerzo y varios obstáculos sorteados, St George’s College abrió sus puertas a la comunidad británica en Argentina.

El nombre del colegio fue elegido por dos razones: porque San Jorge es el santo patrono de Inglaterra y porque la leyenda nos cuenta que él venció al dragón para salvar a todo un pueblo. Así, el lema del colegio “¿Cuál es tu dragón?” nació a principio de año para que todos pensaran qué dragones debían vencer para ser mejores, reforzando así los valores que Canon Stevenson sostenía al fundar el colegio. Se les propuso a los alumnos mirarse a sí mismos con honestidad para descubrir qué dragón interno deseaban vencer; podía ser un desafío a enfrentar, un obstáculo a superar o una debilidad a mejorar.

Esta propuesta se centra en uno de los papeles más importantes que los docentes tienen hoy en día: asegurar que los valores que se aprenden en el hogar sean reforzados en el colegio. Sin embargo, los alumnos no fueron los únicos que reflexionaron acerca de sus dragones, toda la comunidad participó del proyecto, ya que siempre hay algo que cada uno debe superar o derrotar, desde aprender a dormir en su propia cama hasta perder el miedo a volar. “Esperamos que este lema se mantenga durante los próximos años como una filosofía para dominar nuestros dragones internos y prevalecer sobre ellos”, concluyen desde el colegio.

 

+info_

www.stgeorges.edu.ar
[email protected]
[email protected]

Comments

comments