Los colores del año

Tiempo de lectura: Mas de 4 minutos

Los tonos ganadores 2017/18. Las tendencias que presentan las marcas, las combinaciones más potentes y los secretos que renuevan la casa gracias a algunas pinceladas estratégicas. Consejos de los expertos.

Txt: Dolores Vidal  Ph: Gentileza Sinteplast

Todos los años las compañías líderes de pinturas lanzan sus nuevas cartas de colores. Muchas de estas paletas surgen del Nova Paint Club, una importante asociación internacional que agrupa a las empresas del sector más relevantes del mundo. Esta unión convoca a destacados arquitectos, diseñadores de interiores y especialistas en color para investigar, elegir y lanzar las tonalidades sobresalientes del año. Así nacen las tendencias.

El equipo de Color de Sinteplast, por ejemplo, con la dirección creativa de la diseñadora de interiores Gabi López lanzó su nueva colección de colores para la temporada 2017/2018 con un original desfile en el Faena Arts. Allí se presentó, bajo el título “Los colores de la vida”,  una carta con cuarenta y ocho nuevas tonalidades relacionadas con la naturaleza y la fuerza de los ciclos vitales.

“La colección refleja los colores de la vida, que nos acompañan y expresan en cada momento, lo que sentimos, pensamos y quiénes somos –describe Gabi López-. Vamos cambiando de colores en diferentes momentos y ellos son el reflejo vital y natural de cada una de nuestras etapas”, dice.

Bajo esta inspiración, se lanzaron cuatro paletas que agrupan a las cuarenta y ocho flamantes tonalidades: New Day, Citizen M, Night Shades y Time Off. Una ecléctica colección que abarca desde los colores vibrantes del arcoíris que conectan con la infancia, pasando por azules profundos y marrones muy sofisticados hasta llegar a la gama de los neutros, tonos sutiles que invitan a la calma y aquietan la mente.

Nuevas influencias

Otra marca líder como Alba presentó en la última edición de Casa FOA sus tendencias en color para 2017 bajo la frase “aquellas cosas por las que vale la pena vivir.” Una propuesta casi filosófica que impulsa a rescatar lo esencial de la existencia. Así lanzó las cuatro flamantes paletas tituladas Nuevo Romanticismo, Compartiendo Individualismo-Nuevas Familias, Trabajando en Casa y Lujo Consciente. Consignas que muestran los cambios amorosos y sociales que influyen directamente en la configuración de la casa.

En esta selección de paletas-tendencias siempre hay un color ganador. Alba eligió el gris humo como el tono protagonista de 2017. Clásico, pero versátil y creativo, toma distintas características dependiendo de la luz y la combinación de colores que lo acompañan. Se asocia muy bien con todos los azules y, por supuesto, con el blanco y los neutros como el camel. Es un tono suave para todos los días.

Guiños de estilo

“Hoy el color es tendencia, es agregar una segunda vida a las cosas”, asegura la reconocida interiorista Claudia Traverso de DArA (Diseñadores de Interiores Argentinos Asociados). “Yo propongo pintar muros, zócalos y carpinterías de un color oscuro, gris saturado o cemento verdoso, y marcar el contraste con el cielorraso blanco, por ejemplo. Me gusta definir las carpinterías con tonos profundos del mismo color que las paredes. Es un recurso que genera un clima sofisticado en el ambiente. El negro también es interesante. Se está usando mucho para enfatizar puertas de entrada, marcos y cerramientos que marcan el perímetro”, apunta la experta.

A la hora de hablar de estilos, el arquitecto y diseñador Gustavo Peláez Gorjón cuenta que hoy se recurre no solo al color gris, sino también a otros tonos profundos. “Las versiones más oscuras del marrón, verde y azul son tendencia -indica-. Si el ambiente no tiene mucha luz, recomiendo usar uno de estos tonos saturados en una sola pared y combinarlo con off-white en el resto de los muros y el cielorraso”. Es una opción que asocia el espíritu clásico con un concepto contemporáneo de la vivienda.

Para un efecto más audaz, el arquitecto propone pintar de amarillo o turquesa una sola pared y jugar con blanco óptico en los otros tres muros. Por supuesto, no hay que olvidarse del material y color que aportan los pisos, porque suman en la composición cromática del espacio. “También escapa de las propuestas más transitadas pintar el cielorraso con un color fuerte y las paredes en un tono neutro. Es una técnica que produce gran impacto y no influye en la luminosidad del lugar”, sugiere el especialista.

En todos los casos, Peláez Gorjón aconseja crear un hilo conductor a través de la paleta de colores, a lo largo y ancho de la casa. “Si, por ejemplo, se elige naranja para el living, se puede llevar ese color al hall de entrada en un tono más claro para tener continuidad visual. Otra opción es trabajar con contrapuntos de color usando tonos complementarios. Si se opta por naranja en el living, elegir verde para el pasillo; es un recurso que genera un contraste con mucha personalidad,” describe el arquitecto.

Lo ideal para no cometer errores es apostar por un tono dominante y jugar con distintos matices de ese color en todos los ambientes. Una técnica que no falla y le da unidad estética a la casa. La propuesta es animarse al color, animarse al cambio.

+info

www.sinteplast.com.ar
www.alba.com.ar
www.dara.org.ar

 

Comments

comments