Quintaesencia británica

Tiempo de lectura: Mas de 6 minutos

A menos de dos horas de Londres, la zona de los Cotswolds es punto obligado en cualquier visita a suelo inglés. Además de pueblitos pintorescos, incluye a ciudades imponentes, como Bath. A continuación, presentamos nuestros hitos preferidos para planear el próximo viaje a la campiña inglesa.

Txt: Rosario Oyhanarte Ph: Rosario Oyhanarte y cortesía visitbath.co.uk

Aunque el turismo en Londres siempre esté en alza, muchos viajeros han empezado a pensarlo dos veces antes de visitar la ciudad del Big Ben. Los tiempos turbulentos que corren, por culpa de la amenaza del terrorismo, hacen que otras ciudades, europeas y del mundo, empiecen a ganar protagonismo.

Para todos aquellos que quieren viajar a Inglaterra de todos modos, la buena noticia es que el país que engendró a Shakespeare ofrece miles de rincones por descubrir; o aun quienes no piensan resignar su viaje a Londres, quizás de a ratos se cansen del bullicio y ritmo frenético de la ciudad y busquen, entonces, opciones para recorrer por el día. Para todos ellos, entonces, vaya la recomendación de los Cotswolds, zona que nuclea decenas de aldeas donde el tiempo parece haberse detenido y la naturaleza se celebra en su máxima expresión… aunque siempre ensalzada por el buen gusto inglés, artífice de las fachadas más pintorescas y tan prolijo en sus jardines y el cuidado de sus plantas.

Los Cotswolds destacan por su paisaje de colinas y valles con ríos, además de su arquitectura particular: en general, todas las construcciones respetan el mismo estilo y echan mano de techos de pizarra y la célebre piedra caliza color crema, conocida como piedra Cotswold. A la zona se la llama el “Corazón de Inglaterra”, no solo por su belleza natural sino porque aloja a importantes castillos y monumentos históricos.

Ubicada en el suroeste del país, al norte de Oxford y a solo dos horas de Londres, las formas de visitar los Cotswolds son: en tren, en visitas guiadas o en auto (se puede alquilar por el día). En especial se recomienda esta última opción, para poder elegir ‘a piacere’ qué aldeas visitar, y a qué ritmo. Hay tanto por descubrir, que empezamos con una aclaración: la lista de pueblos recomendados va a pecar, necesariamente, de dejar algunas joyas fuera del itinerario.

Recorrido de cuento

Quizás uno de los pueblos más pintorescos sea Bibury, que descansa junto al río Coln. De proporciones diminutas, unas pocas horas son suficientes para apreciar la belleza de sus calles adoquinadas y de sus casas, que bien recuerdan al film The Holiday, de Jude Law. El hotel The Swan ofrece unos scones para la hora del té que son un manjar (imperdible: su mermelada casera de frambuesa), y el ‘bed and breakfast’ William Morris es el otro recomendado para cortar la visita. Este segundo espacio debe su nombre al artista homónimo, que en el siglo XIX bautizó a Bibury como el pueblo más pintoresco de Inglaterra.

A unos cuarenta minutos de distancia, la visita puede seguir en Broadway, donde el encanto pasa por apreciar la vista desde la torre que asoma al paisaje de colinas de Worcestershire, poblado por ciervos y el verde inglés. Desde la cima se divisan más de 16 pueblos, y en su sótano están los restos de lo que fue un bunker secreto durante la Guerra Fría.

La torre cuenta con un restaurante divino, ideal para almorzar entre la naturaleza. Hay que darse unos minutos para visitar su tienda, equipada con productos para la casa de la firma Morris & Brown, que vende cremas, jabones, velas y géneros que rinden tributo a su estirpe británica y son ideales para traer como regalo o ‘souvenir’.

Sin dudas, otro de los recomendados de los Cotswolds es Stratford-upon-Avon, la primera y última residencia de Shakespeare, además de su hogar espiritual. Curiosos de todo el mundo llegan a conocer el pueblo que dio lugar al más importante escritor inglés. Quizás el encanto de la zona se vea mermado por la afluencia del turismo, pero para muchos la magia sigue intacta. Algunos de los lugares para recorrer son el ‘cottage’ de Anne Hathaway, la mujer del Bardo de Avon, que aún conserva muebles originales y un regio jardín; Hall’s Croft, que fue la casa de la hija del autor de Macbeth y hoy cuenta con uno de los mejores cafecitos de la zona, y el Royal Shakespeare Theatre, donde actúa la prestigiosa Royal Shakespeare Company. Por último, otro imperdible es la iglesia Holy Trinity Church, que además de su valor arquitectónico aloja a la tumba del gran Shakespeare.

Cuando el tiempo se detiene

La capital de los Cotswolds es Cirencester. Aloja a un importante club de polo que organiza torneos durante todo el verano inglés, en canchas imponentes perdidas entre la campiña. Su centrito también es pintoresco, pero quizás, al tener tiendas conocidas y algunas cadenas, eso quita el encanto al resto de los locales independientes.

A solo quince minutos de Cirencester está el divino Tetbury, más pequeño. Uno de los locales preferidos para encontrar joyas para el hogar y el jardín es Highgrove, la marca que auspicia la fundación del Príncipe Carlos. El nombre de la firma alude a Highgrove Gardens, los jardines del Príncipe ubicados en los Cotswolds. Son abiertos al público, pero en fechas especiales y siempre con cita previa.

Otro de los recomendados en la agenda es Castle Combe, que directamente parece haber salido de un cuento medieval. El tiempo parece haberse detenido en el siglo XV, época en que la aldea tuvo su gran esplendor. Al igual que otros de los pueblos más pequeños de la región, no hay mucho para hacer en Castle Combe más que caminar sus callecitas resistiendo las ganas de fotografiar cada esquina, cada casa, cada arreglo floral… aunque también es sede de un hotel imponente, que se llama Manor House, al que se recomienda entrar para un paseo por sus jardines.

Y a sólo quince kilómetros de Castle Combe está Bath, a la que quizás haya que dedicar un día entero: ¡tiene tanto por ver…! No en vano, esta ciudad de Somerset fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1987. Debe su nombre a que fue fundada en 43 d. C como complejo termal por los romanos, que la bautizaron Aquae Sulis, o “las aguas de Sulis”. Hasta hoy pueden visitarse los baños, lo cual se recomienda hacer a la mañana para evitar las multitudes a medida de que avanza la jornada.

Para seguir con las actividades culturales, el Jane Austen Centre es una buena opción. Cuenta con una exposición permanente sobre la escritora que vivió en Bath entre 1801 y 1806. Para muchos es un programa demasiado turístico, pero los amantes de la autora de “Orgullo y prejuicio” disfrutarán del paseo.

Amantes del verde hallarán en Bath parques imponentes por recorrer. Los preferidos son Alexandra Park, Parade Gardens, Sydney Gardens, Henrietta Park, Hedgemead Park, Alice Park… Si el tiempo acompaña, se puede cortar la jornada con un picnic en cualquiera de estos jardines, disfrutando de un “bun”, panecillo típico de la zona. Si no, este mismo producto se prueba en Sally Lunn Bun, cuya casa data de 1482 y se jacta de ser la más antigua de la zona.

Para los ‘foodies’, la buena noticia es que Bath está lleno de cafecitos independientes. Acorn Vegetarian sirve platos vegetarianos riquisimos y Woods Restaurant es otro de los recomendados. The Foodie Bugle es ideal para una rica torta al té y, además, vende productos para volver con sobrepeso de decoración. Otras tiendas indispensables del rubro son The Fig Store y Graham and Green. Además, dato de color: la sucursal de Anthropologie de Bath tiene una selección excelente; pero, si de ‘boutiques’ independientes se trata, hay que darse una vuelta por Toppings para renovar la lista de libros… Además, dispone de una agenda excelente de actividades, talleres y charlas de escritores.

Advertíamos al principio de la nota que esta lista de recomendados peca, necesariamente, de reduccionista. Otros pueblos amorosos de la zona son Bourton on the Water (con una aldea en miniatura que es un sueño), Lower Slaughter, Swinbrook… Si bien todos son bastante parecidos entre sí, el encanto que encierran es tal que no logran cansar el ojo; todo lo contrario, a las almas estetas y amantes de la naturaleza, no les importa cuántas aldeas se visiten: todas ellas las van a conmover.

+info_

The Swan
cotswold-inns-hotels.co.uk
Highgrove
highgrovegardens.com
Hall’s Croft
shakespeare.org.uk 
Sally Lunn Bun
sallylunns.co.uk
Toppings
toppingbooks.co.uk
The Fig Store
thefigstore.com
Graham and Green
grahamandgreen.co.uk
The Foodie Bugle
thefoodiebugleshop.com
Woods Restaurant
woodsrestaurant.com

Comments

comments