Hoteles en castillos

Hoteles en castillos

Tiempo de lectura: Mas de 5 minutos

Recorremos algunos de los más encantadores castillos con habitaciones disponibles para los huéspedes que brindan una experiencia de placer, lujo y romance.

Txt: Victoria Zimmermann
Ph: Gentileza Hoteles

 

¿Qué mejor experiencia que vivir una estadía en un hotel de lujo en Europa? Aunque en primera instancia pueda pensarse que esta opción es inmejorable, existe algo aún más encantador: escaparse a un hotel ubicado en un castillo histórico.

Envueltos en anécdotas de guerra y aventura, estos castillos ofrecen la posibilidad de viajar al pasado y experimentar en primera persona un pedacito de lo que significó la vida real en la antigüedad. En Europa, hay una vasta oferta de opciones, aunque todos son establecimientos a los que se les ha realizado un impecable trabajo de mantenimiento y restauración con el objeto de brindar a sus visitantes, la posibilidad única de vivir el pasado con el lujo y el confort característicos del presente. Exploremos, entonces, algunos de los castillos más cautivantes de Europa, aquellos que conquistan a sus huéspedes a través de la historia que reflejan sus cimientos.

 

Posada Castillo de Óbidos

La Posada fue inaugurada en 1951 en el castillo de Óbidos de la mano del impecable trabajo arquitectónico de João Filipe Vaz Martins. Se trata de una de las posadas más bellas de Portugal.

Por su parte, el castillo fue construido a principios del siglo XVI, y hoy en día conserva sus principales detalles: las ventanas de estilo manuelino y el escudo de armas de los Noronhas. Es considerado una de las siete maravillas de Portugal, y al momento se encuentra pendiente la declaración de la Unesco que lo convertirá en Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Reconocido por su calidad superior, el restaurante de la Posada ofrece la mejor cocina regional del oeste, con una infinita variedad de sabores cargados de tradición, gracias a los productos locales de cada estación, cuidadosamente preparados por el chef. La ciudad de Óbidos alberga siglos de historia entre sus murallas. Con un vasto patrimonio de arquitectura religiosa y restos históricos monumentales, esta ciudad se convierte así en el sitio perfecto para realizar un viaje al medioevo envuelto en una atmósfera señorial.

 

Ashford Castle

Ubicado en Irlanda, Ashford Castle es uno de los castillos más emblemáticos y lujosos de Irlanda. Se encuentra a orillas del lago Corrib y el río Cong, en medio de un espectacular paisaje de bosques, agua y montañas. Cuenta con 82 habitaciones que se encuentran equipadas con antigüedades excepcionales, como una cama italiana del siglo XIX de nogal o sillas de roble con cubiertas originales de otros tiempos.

El castillo fue recientemente reinaugurado, ya que reabrió sus puertas al público en abril de 2015, tras un programa de restauración y mejora que incluyó la incorporación de nuevas antigüedades provistas por famosas casas de subastas como Christie´s y Bonhams. Las nuevas instalaciones incluyen una sala de cine de 32 asientos, sala de billar, terraza para fumadores, boutiques, locales comerciales, un spa de última generación, sala de juegos para niños, bodegas de vino y una casa de campo junto al lago.

Por su parte, todas las zonas comunes del castillo fueron redecoradas con esta nueva gama de antigüedades, obras de arte originales, telas suntuosas y alfombras a medida. Pero tal vez, los elementos decorativos más sorprendentes son las 130 arañas de cristal que brillan a través de los pasillos y habitaciones, o las 11 arañas ubicadas en el comedor George V que deslumbran a través de sus ventanas.

Ashford castle es conocido por ofrecer una amplia gama de deportes al aire libre, incluyendo un centro ecuestre, actividades de pesca con mosca y un exclusivo campo de golf de nueve hoyos.

Por más de cien años el castillo ha recibido a miembros de la realeza, celebridades y jefes de Estado, incluyendo a personalidades como George V (entonces Príncipe de Gales), el presidente Ronald Reagan, Brad Pitt, John Wayne, Fred Astaire, Barbara Streisand y John Travolta.

 

Posada Mosteiro Do Crato

Inaugurado en 1995 como un proyecto del arquitecto portugués Carrilho da Graça, la ‘pousada’ está instalada en el antiguo monasterio de Santa María de Flor Da Rosa. Está a tono con los estándares actuales de innovación, decoración y ‘confort’ de un moderno hotel de lujo, e incluye piscina exterior y solarium. A tan sólo dos kilómteros de la ciudad histórica de Crato en Portugal, sus habitaciones disponen de aire acondicionado, balcón privado, TV por cable, minibar, baño privado y una decoración en la que priman los colores cálidos y los muebles de madera oscura.

El castillo fue erigido en el siglo XIV por D. Nuno Álvares Pereira y el fraile Álvaro Gonçalves Pereira, con el objetivo principal de establecer la sede portuguesa de la Orden, un hospital y un convento para asistir allí a los peregrinos en su camino a la Tierra Santa. En un entorno de paz y tranquilidad con vistas a los jardines del monasterio, el restaurante de la ‘pousada’ es el lugar ideal para experimentar la alta cocina de la zona con toques tradicionales, como las sopas y pescados que se aromatizan con cilantro. En las inmediaciones del castillo se puede practicar actividades al aire libre, como equitación y pesca.

Posada Castillo de Palmela

Esta pintoresca posada se encuentra en Lisboa, en una colina a 240 metros sobre el nivel del mar, en el histórico castillo de Palmela que incluye los claustros del antiguo convento. Gracias a la altura en la que fue edificado, ofrece una espléndida vista panorámica de la Sierra de Arrábida, el Océano Atlántico y las llanuras de la región. Sin embargo, este castillo simboliza mucho más que una vista impresionante, ya que constituyó un punto estratégico para el asentamiento de los romanos, celtas y árabes.

La posada, inaugurada en 1979, cuenta con 21 habitaciones y 7 ‘suites’ con comodidades ideales para recibir huéspedes en cualquier momento del año. Su restaurante refleja, en sus especialidades, el encanto de la cocina regional con platos como el queso gratinado de ‘azeitão’ y el pie de perdiz con setas salvajes, que se acompaña con ingredientes típicos de la zona. La Posada Castillo de Palmela ofrece a su visitante un ambiente íntimo de serenidad exclusiva, ideal para el descanso.

 

Emplazados en medio de la naturaleza, en ciudades históricas que parecen haberse detenido en el tiempo, en sitios donde el verde circundante se vuelve un bálsamo espiritual, estos castillos se convierten en opciones más que atractivas para apreciar el encanto del pasado con el sabor del presente.

 

+ info_

www.ashfordcastle.com
www.pousadasofportugal.com/pousadas/obidos/
www.pousadas.pt

 

Comments

comments