ESPACIOS-PUROSport

ESPACIOS PUROS

Tiempo de lectura: Mas de 4 minutos

Ubicado en Sofía (Bulgaria), este penthouse remodelado por KNOFDesign brinda espectacularesvistas360° y esun excelente ejemplo de lujo sofisticado en arquitectura.

Txt: Rosario Oyhanarte Ph: Assen Emilov para v2.com

 

En 2016 el estudio KNOF design, fundado por la diseñadora neoyorquina Susan Knof, ha deleitado al mundo de la arquitectura con la remodelación de un penthouse ubicado en la capital de Bulgaria, Sofía, y bautizado con el nombre “Penthouse on the Park”.

Luego de haber unido dos departamentos independientes en uno solo, esta nueva residencia de 335 metros cuadrados cuenta con vidriado de piso a techo: así, deleita con vistas panorámicas de la ciudad y de la montaña Vitosha aledaña. Además, goza de luz natural desde el amanecer hasta el ocaso.

Como explicó KNOF, el cliente fue una familia de cuatro miembros, que compró ambos departamentos y pidió al estudio que los uniera para lograr un único ambiente que fuera “lujoso, luminoso y abierto; que aprovechara la luz en diferentes momentos del día, pero que también les permitiera con­trolar su privacidad en momentos particulares”. Este desafío se logró gracias a black-outs -ideales para bloquear la luz por completo y, por ejemplo, ver una película- y finas cortinas de gasa, perfectas para gozar de algo de luminosidad, pero resguardar la intimidad a la vez.

La luz fue un elemento preponderante del proyecto y el diseño de interio­res se planteó en una paleta de colores neutrales y claros. Esto se constata, por ejemplo, en la madera del piso o el blanco de la cocina. Sin embargo, para lograr que el departamento tuviera personalidad, también se inclu­yeron colores fuertes, especialmente en los cuartos de los chicos o en los baños en ‘suite’ que lucen mosaicos violetas y verdes.

Sutil elegancia

Con sólo poner un pie en el departamento, queda claro cuál fue el objetivo del estudio: lograr un lenguaje elegante, pero sutil. Bajo ningún concepto se intentó competir con el paisaje de montañas que rodea a la residencia, sino que la sofisticación del penthouse persigue un bajo perfil.

Cabe destacar que los arquitectos se vieron enfrentados a varios desafíos antes de comenzar las obras. El principal fue el plano general del edificio, especialmente la plomería, que no permitía jugar demasiado con las ubica­ciones de los baños. Desde un punto de vista estructural, también existían ciertas paredes centrales que no podían desplazarse. Los ventanales de piso a techo limitaban las logísticas de iluminación. Como si fuera poco, el aspecto más desafiante fue que los servicios mecánicos y eléctricos estaban ubicados a lo largo de las paredes perimetrales, bloqueando las vistas y dificultando el cortinado. ¿La solución? El estudio decidió modificar los planos mecánicos y las instalaciones de aire fueron traídas al interior para ser escondidas en unidades de madera.

ESPACIOS-PUROS3

Pasando a la cocina, esta es abierta y, al igual que el living y los espacios de entretenimiento, luce un aspecto elegante y armónico con el paisaje circundante. Tal como explican desde el estudio, era imprescindible que la cocina fuera tanto estética como funcional. Para asegurar la indepen­dencia respecto al playroom de los niños, KNOF decidió incluir un panel de vidrio a la izquierda de la cocina, que brinda intimidad, pero también permite el ingreso de la luz.

Por su parte, el comedor cuenta con una mesa con capacidad para diez comensales. La pieza de iluminación diseñada por la firma Vibia añade una cuota de dramatismo al espacio. Junto a la mesa se luce un piano blanco, imponente. En las paredes de la entrada cuelgan espejos que reflejan el paisaje, para que las vistas puedan ser apreciadas desde todos los puntos del salón.

El dormitorio principal luce géneros y acabados que prolongan los tonos grises y crema de otras salas del penthouse, pero también tiene un toque de coral. La vedette del espacio es el vestidor. Es un espacio glamoroso pero sutil, con placards abiertos y materiales nobles. A su vez, destaca el respaldo de cama diseñado especialmente para la pareja en gamuza gris con motivos abstractos.

Los dormitorios de los chicos están decorados con tonos brillantes, colori­dos y juveniles. Un sinfín de detalles refleja la individualidad de los espa­cios. El primer cuarto emplea una mezcla de verdes, amarillos y violetas, mientras que el segundo cuenta con rosas suaves y tonos durazno.

Es insoslayable, también, el cuarto de la televisión, que ostenta un como­dísimo sofá gris de la firma B + B Italia, apoyado en una alfombra de lana colorida diseñada por el estudio.

Como bien sintetizó Susan Knof, “este penthouse logró cumplir el brief del cliente, al ofrecer una residencia con un plano inteligente y mucha atención al detalle. Pero, por sobre todo, la calidad de los acabados, la paleta de colores neutrales, los muebles customizados y un férreo compromiso al diseño culminan en un hogar lujoso, contemporáneo y armonioso a la vez”.

+info:

knofdesign.com

Comments

comments