Edenes-flotantesport

Edenes flotantes

Tiempo de lectura: Mas de 4 minutos

Entre la arena y el polvo ocre del desierto, la ensoñación de los sheiks y los rascacielos más lujosos, se desarrolla en Dubai, el nuevo paraíso terrenal de Oriente Medio. Se llama The Floating Sea Horses y consiste en casas flotantes que conquistan con glamour, vanguardia y tecnología.

Txt: Vanesa Ivanoff
Ph: Gentileza The Floating Sea Horses

Aterrizar en Dubai despierta en el visitante, sensaciones encontradas. Puerta de entrada a Medio Oriente y emplazada en los Emiratos Árabes, la ciudad se empecina por deslumbrar como el genio de la lámpara. Entre el lujo extremo y la grandeza de los desiertos más dorados; joven y antigua, moderna, tecnológica y a su vez mística por el peso de su historia, se constituye hoy como un oasis donde los imposibles no existen.

Es que hasta el viajero más entrenado se pone a prueba, entre lo excéntrico y lo exclusivo. Podría decirse que los escasos kilómetros que comprenden su geografía funcionan como engranaje perfecto para pulverizar los récords más insólitos. El rascacielos más alto del mundo, el hotel más caro de la Tierra, el mayor parque temático construido, el shopping más glamoroso, la octava maravilla o el mismísimo mapamundi, dibujado en el medio del mar a partir de pequeñas islas artificiales: The World. Es allí donde un nuevo proyecto, apabulla la mirada: The Floating Seahorses, un conjunto de villas flotantes en el corazón de la “Europa de Medio Oriente” que se erige como un nuevo paraíso entre la originalidad y la vanguardia.

Edenes-flotantes1

Lujo exótico entre caballitos de mar

En términos reales, The Floating Seahorse o Caballitos de Mar Flotantes son esencialmente barcos sin propulsión con las comodidades de una casa. Anlcadas a modo de villas flotantes, muestran su estructura por debajo de las aguas entre turquesas y verdosas. La innovación de su diseño las constituye como un lugar único para vacacionar, donde además de todas las comodidades se vislumbra la inquieta vida submarina a los pies de la cama.

Ubicadas a cuatro kilómetros de la costa, cada casa tiene tres niveles, uno bajo el agua, otro a nivel del mar y el tercero en un deck de doble altura. El dormitorio principal está totalmente sumergido debajo del agua con vistas a los corales y vida subacuática. El nivel del mar tiene ventanales desde el piso al techo, para que el espectáculo nunca se interrumpa. Una cocina completamente equipada, un comedor, un espacio destinado para el living y una ventana que se despliega ampliando la zona de relax hasta el deck exterior, completan la estructura cuidadosamente bocetada. En el último piso, ideal para las cenas al aire libre, la cita obligada es relajarse en el jacuzzi mirando las estrellas.

El Grupo Kleindienst, desarrollador inmobiliario con experiencia global por más de 30 años en Europa y actualmente la compañía de Real Estate más grande del país oriental, presentó el proyecto en el Dubai Boat Show, una de las exposiciones más exclusivas de la ciudad. Josef Kleindienst, CEO y responsable del desarrollo cuenta que “se invirtieron muchos meses de investigación, diseño y planeamiento en las Floating Seahorses y estamos muy felices de inaugurar la construcción en Dubai. Confiamos que será un punto de referencia en el mercado mundial del lujo y estilo de vida, por su innovación, diseño contemporáneo y experiencia subacuática.”

Casi cinco mil horas se invirtieron en investigación y desarrollo, y más de trece mil en diseño e ingeniería. Doscientos especialistas y profesionales de veinticinco países del mundo, entre arquitectos, diseñadores, ingenieros navales y decoradores, trabajaron en el master plan.

Se trata de un proyecto con estilo y diseño único bajo el agua y el primero de esa naturaleza en el mundo. Su nombre es también un símbolo de exclusividad: Kleindienst, explica que los caballitos de mar son especies en extinción, por lo que crearán un arrecife de corales con cuidados especiales y área protegida para que puedan vivir seguros. “Muy pronto la gente podrá verlos muy cerca”, agrega.

Se estima que el plan se terminará a fines de 2016, con 131 unidades terminadas. El lanzamiento generó gran interés global, de la prensa, clientes e inversores de UAE, Arabia Saudita, Quatar, Maldivas, Seychelles, El Caribe, Suecia, Portugal y Noruega. Kleindienst comenta que desde el lanzamiento han recibido gran cantidad de consultas internacionales, regionales y locales. “Estamos entusiasmados en ofrecerle a la gente, no sólo una oportunidad de inversión en Dubai, sino una a escala global. The Floating Seahorse no está restringido a las aguas de Dubai, puede ser diseñado y fabricado para otros resorts y destinos en el mundo”,

Edenes-flotantes2

Satisfacción garantizada

Lejos ha quedado la imagen de la tierra donde hace 50 años reinaba la esencia beduina y el misterio de la región vacía. Sólo es posible recordar la huella de su historia si se traspasan las paredes del casco histórico, aunque también arreglado y reconstruido. A diferencia del resto de la ciudad, allí entre construcciones bajas, callejuelas y el aroma caótico de los mercados árabes, se pueden encontrar vestigios de la pequeña ciudad de pescadores que existía antes de la invasión de los pegoteados rascacielos.

Es así como existe una ciudad de ciencia ficción, donde conviven, apelotonados, competitivos y caprichosos, una lista de extravagantes hitos que la ubican como la urbe futurista que se revela y compite todo el tiempo para llegar más allá de sus límites. Desde bucear con delfines, esquiar como en los Alpes suizos, cabalgar en las dunas, hacer shopping en los locales más exclusivos y ahora, hasta dormir entre corales, es viable a pocos metros de distancia de las doradas colinas infinitas.

La realidad es que Dubai cautiva al más indiferente, pues se trata de una ciudad exclusiva, entre un remanso de paz y lujo en la mitad del desierto. Una metrópoli donde lo imposible parece no tener lugar.

+info_

www.thoe.com

 

Comments

comments